El Rally cerró el año en Ayacucho

Todo fue una fiesta, una vez más Ayacucho cautivó a propios y visitantes al recibir al Gran Premio Coronación de la categoría Rally Mar y Sierras, en tres días de competición que tuvo todo tipo de emociones y una organización estelar para un evento que no para de crecer.

550 kilómetros de recorrido a lo largo del fin de semana, nueve tramos el sábado y seis el domingo, con un diseño de carrera digno de un Gran Premio Coronación que incluyó los siguientes trazados: el ya conocido tramo de la Escuela Nº 8 (14,54 Km), seguido de los 8.670 metros por el zigzagueante camino del “Chinchulín”, todo un clásico y una atracción para los pilotos, más La Cava – Club Independiente, y el tramo denominado “Lomas de Ceverio”, de 13,70 Km, el cual recordemos se hizo por última vez en la edición 2013.

Atrás de cada uno de estos recorridos y en la organización de la fecha, hubo un trabajo incansable de la Municipalidad de Ayacucho en conjunto con la gran familia del Mar y Sierras, que nada dejaron librado al azar, sino que le ofrecieron sobre todo al público un abanico de opciones para disfrutar de este espectáculo deportivo desde diferentes ópticas.  

El Centro Recreativo Comunal del Club Independiente, desde sus instalaciones, sus sombras, su parque de asistencia, el nuevo Albergue, el anfiteatro, más todas las comodidades y simplezas que ofrece, se llevó los elogios mayores por parte de los visitantes.

Ayacucho volvió a demostrar que está a la altura de recibir este tipo de eventos multitudinarios como lo es el rally Mar y Sierras, que en la oportunidad cerró su temporada 2019 con más de 80 autos, y un clima de fiesta que promete volver.

Diego Miceli coronó su gran temporada obteniendo el triunfo en la última carrera de este 2019. Un rally durísimo con 550 kilómetros de recorrido a lo largo del fin de semana, nueve tramos el sábado y seis el domingo, con un diseño de carrera digno de un Gran Premio Coronación, extenso, extenuante, con cuatro tramos diferentes y a la vez de distintas características, algunos muy veloces y otros muy técnicos y trabados
Una vez más la organización ayacuchense cumplió con creces la tarea y el público acompañó muchísimos.
En la carrera, luego de los quince tramos del fin de semana, Diego Miceli acumuló su quinto éxito del año, y aunque tuvo una gran lucha con Ariel Robbiani en el comienzo, luego del abandono del chillarense, fue amplio dominador y terminó triunfando por casi cuatro minutos de diferencia sobre su escolta, Horacio Heiland que además logró el subcampeonato. Cristian Castelo ocupó el tercer lugar, con un Maxi Rally aspirado, a diferencia de los dos anteriores cuyos vehículos son impulsados por motores turboalimentados. Entre los navegantes, Andrés Pissaco logró quedarse con el título
En la Junior la victoria quedó en manos de Juan Saraleguy, despidiendo el año con un triunfo, algo que no había logrado hasta aquí. Además su navegante Gonzalo Yoldi, obtuvo el campeonato, recordemos que entre los pilotos, Gonzalo Méndez ya lo había obtenido una fecha atrás.
En la competencia., Andrés Germano, haciendo su debut en la categoría fue segundo, mientras que Héctor Acuña ocupó el tercer lugar .
Otro gran duelo protagonizaron Carlos Murrone y Jorge Robbiani en la R3. Siendo el primero quien se coronó campeón y el chillarense el que se quedó con la victoria en el coronación. Pablo Peralta, navegante de Robbiani se consagró entre los protagonistas de la butaca derecha. Robbiani ganó por 27 segundos sobre el campeón, mientras que en otro gran trabajo, cerrando un año muy bueno para él, Juan Carlos Biondi visitó una vez más el podio de premiación.
En la clase A, el bragadense Fran Sanz, obtuvo su primera victoria en la clase, luego de incorporarse a mediados de año, después de haber salido campeón de la N2, la temporada pasada. Darío Pereyra marcó su regreso a la categoría, para apoderarse del segundo lugar en la clasificación.
Conocida la ausencia de Diego y Francisco Maíz, el viernes, automáticamente, Juan y Paulo Soria se quedaron con el título de campeón.
Tremendo final de campeonato, tuvo la A Light, donde hasta el último metro de carrera no estaba nada dicho. Y fue Gonzalo Teruel quien se apoderó del título, luego de mantener una gran pelea durante toda la temporada con Marina Goicoechea. Teruel pudo recuperar un minuto de penalización que sufrió ayer y con un ritmo tremendo, se quedó con la victoria, trepando al primer lugar de la clasificación en el parcial final de la prueba. En la clasificación final de la clase lo siguió Juan Pablo Zarkovich, mientras que la representante de General Lavalle, completó el trio de la premiación.
La A histórica fue para Oscar Arce que, de esta manera, logró su primer triunfo en el rally. Fue el único sobreviviente de una clase que sufrió mucho con el extenuante recorrido de la prueba ayacuchense. Aquí Daniel Reyes y Luciano Rodriguez ya se habían quedado con el título en la fecha anterior.
Otro que se subió por primera vez a lo más alto del podio, fue Jorge Renzi que pudo imponerse en la N3. El fueguino Marcelo Ovelar fue su escolta. Alfredo Davila y Martín Paccini, habían logrado, en Lezama, quedarse con el 1 para la temporada próxima.
Mario Llinas se quedó con otra victoria, la séptima del año, lo que le había permitido consagrarse antes del final, aunque tenía otra materia pendiente, la de ser campeón absoluto del Rally Mar y Sierras, lo que pudo obtener en la cita ayacuchense, además de que su navegante, Gastón Roques, pudiera quedarse con el título entre los ocupantes de la butaca derecha.
En la competencia lo siguieron, César Bilbao y Víctor Sanz.
Federico y Martina Flores fueron los ganadores y campeones de la divisional N1, quedándose con el coronación de punta a punta. Ganando la carrera por nueve segundos de diferencia, sobre Juan Allegroni y Fernanda Viscomi, que además luchaban con ellos por el campeonato.
Terceros culminaron Leandro Martín y Juan Manuel  Velarde, haciendo una exitosa presentación en la clase, a bordo de un Chevrolet Corsa.
La ZM tuvo triunfo y título para el pinamarense Sergio Tardella, completando un gran año, donde fue puntero del certamen durante la mayor parte de la temporada. Entre los navegantes, Braian Figueroa fue el que alzó la corona de campeón. En la clasificación, Juan Herrero, en muy buena tarea quedó segundo y el local Sebastian Brescia, despidió un muy buen año, subiendo al podio ante su gente.

Se terminó una nueva temporada, dura, con algunos obstáculos, pero que gracias a la unidad que caracteriza a la gran familia del Mar y Sierras se pudo superar.
Sólo palabras de agradecimiento, para todos los que desde diferentes lugares, brindaron su apoyo.
Nuestro deseo de muy felices fiestas y que comiencen de la mejor manera el año venidero.
Muchas Gracias por apoyar al Rally Mar y Sierras!

Ayacucho volvió a demostrar que está a la altura de recibir este tipo de eventos multitudinarios como lo es el rally Mar y Sierras, que en la oportunidad cerró su temporada 2019 con más de 80 autos, y un clima de fiesta que promete volver.

Compartir noticia

Leave a Reply

Your email address will not be published.